¿QUIERES QUE TE LLAMEMOS?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

1ª VISITA GRATUITA

- Sin compromiso -
C/ Velázquez, 57, 1º Interior Izda.
28001, Madrid
Tel.:659 158 324
E-mail: info@nepsin.es

Tempo Cognitivo Lento: un tipo especial de TDAH

Hay niños que sus padres y profesores describen como lentos, olvidadizos, confusos, demasiado poco activos, somnolientos (incluso con dificultad para estar alerta), tímidos, que sueñan despiertos o están en las nubes y ausentes la mayor parte del tiempo, con falta de energía o desmotivados, etc. Y esto les causa algunos problemas, principalmente a nivel académico: no terminan los deberes o se eternizan, hay que estar todo el rato pendientes de ellos porque si no se ponen a pensar en sus cosas, etc.

Aunque resulta contradictorio por el nombre, estos niños generalmente padecen un trastorno neurológico denominado Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH, en adelante). Para ello, tienen que cumplir una serie de criterios de falta de atención, que hayan comenzado antes de los 12 años, se presenten en varios contextos e interfieran en su funcionamiento cotidiano (familiar, escolar, laboral en adultos, etc.).

El nombre genérico, TDAH, resulta inadecuado en estos casos y puede dar pie a error (incluso conllevando que otros profesionales de la educación no confíen en el diagnóstico por falta de información y, con ello, que no se tomen las medidas adecuadas) ya que no solo es que no presenten hiperactividad, sino que incluso son hipoactivos. Esta confusión se produce porque el diagnóstico completo en estos casos sería, según el DSM-5, Trastorno por déficit de atención con hiperactividad presentación predominante con falta de atención, y aunque los profesionales de la salud sepan que si no lleva el “apellido” de tipo hiperactivo/impulsivo o combinado no incluye al menos seis síntomas de hiperactividad/impulsividad, el nombre sí hace referencia a estos síntomas.

En esta entrada, por tanto, se quiere hacer hincapié en que hay diferentes subtipos de TDAH, centrándonos en uno en especial: TDAH de predominio inatento.

El TDAH es un trastorno muy heterogéneo. Debido a la diversidad de personas que se incluyen dentro de este diagnóstico, actualmente se distinguen tres subtipos, según presente o no un mínimo de síntomas de inatención e hiperactividad/impulsividad:

Dentro del TDAH, presentación predominante con falta de atención, la persona puede cumplir ninguno o hasta cinco síntomas de hiperactividad/impulsividad; también acoge aquellos adolescentes o adultos que inicialmente presentaban un perfil combinado pero, con la edad han disminuido los síntomas de hiperactividad/impulsividad. Por tanto, incluso dentro de este mismo subtipo, la heterogeneidad es muy elevada. Pero dentro del TDAH inatento se encuentra un subgrupo más homogéneo (según la literatura científica, en torno al 30-50%), con un perfil más específico, aunque todavía no está claro si podría ser una entidad separada, con características diferentes (de origen, epidemiología, bases anatómicas, perfil cognitivo, resultado a la medicación, comorbilidad, etc.) o simplemente es una manifestación algo diferente de la misma patología. Son los niños descritos al principio de la entrada, que cumplirían los criterios de inatención, pero muy pocos o ninguno de hiperactividad e impulsividad. Este perfil parecía que se iba a recoger en el DSM-5 (una nueva edición del manual de diagnósticos generalmente utilizado), y se iba a denominar TDAH tipo restrictivo, aunque al final no ha sido así. También se conoce en la literatura como Tempo Cognitivo Lento. Como no se ha contemplado en ese manual (ni tampoco está en otro, conocido como CIE-10), no es un diagnóstico válido, aunque puede servir para mejorar la comunicación entre profesional y para hacer estudios con grupos más homogéneos.

Exceptuando las dificultades atencionales (que tampoco parecen estar en el mismo sistema atencional), este perfil presenta una sintomatología conductual opuesta al perfil clásico de TDAH o TDAH de tipo hiperactivo/impulsivo o presentación combinada. En estos subtipos, uno de los síntomas centrales es la dificultad en el control inhibitorio, que no se presenta en los niños que entrarían en la clasificación de Tempo Cognitivo Lento.

Por otro lado, al contrario que el TDAH “prototipo”, que generalmente se asocia con problemas sociales y de conducta (negativistas y desafiantes), los niños con Tempo Cognitivo Lento presentan más problemas del estado de ánimo y de ansiedad, y cuando hay problemas sociales es por aislamiento y no por otro tipo de problemas.

Es posible que por la propia sintomatología, lleguen menos a evaluación y tratamiento. En el caso de los niños hiperactivos e impulsivos, destacan rápido y molestan a padres, hermanos, compañeros, profesores, etc., con un comportamiento bastante llamativo. En cambio, ocurre lo contrario en los niños con Tempo Cognitivo Lento, que pasan desapercibidos, no crean problemas hasta que las lagunas en los conocimientos escolares son muy grandes o porque hay otros problemas asociados que llaman más la atención (dislexia, disgrafía, trastornos del estado de ánimo, ansiedad, etc.).

¿Cómo elegir un buen psicólogo?

Información importante

La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es